Porsche 911 (997) [2004-2012]

Rondaba julio de 2004 cuando se presentó de manera oficial el Porsche 911 997, en sus versiones Carrera y Carrera S, convirtiéndose en aires nuevos para la compañía y sus admiradores, volviendo a las ópticas redondeadas y los intermitentes en los paragolpes. Además, a nivel mecánico Porsche consiguió superarse una vez más, convirtiendo al 997 en uno de los mejores 911 de la historia de la enigmática marca.

El modelo Carrera montaba un motor bóxer 3,6 con 325 caballos, mientras que el Carrera S llevaba un 3,8, alcanzando así los 355 caballos. El chasis del 997 fue el primero en equipar el sistema Porsche Active Suspension Management (PASM), el cual permitía adaptar los ajustes de la suspensión a la conducción y carretera que el usuario eligiese.

Con la llegada del Porsche 911 Turbo en 2006, vio la luz el primer motor de gasolina de producción en serie, el cual incluía un turbocompresor con turbina de geometría variable. Por otro lado, en el año 2008 el 997 recibió una ligera actualización, introduciendo la inyección directa de combustible, la caja de cambios de doble embrague PDK, ganando en deportividad, pero disminuyendo su consumo y emisiones.

Es notable también que con el 997 se abrieron las puertas a la diversificación de los modelos, llegando a desarrollar hasta 24 variantes, como el Targa, GTS, Cabriolet, etc.

El que merece una mención especial es el Porsche 911 GT2 RS, del cual sólo se fabricaron 500 unidades. A pesar de sus 1370 kg, este modelo era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos, a 200 km/h en 9,8 segundos, y a 300 km/h en 28,9 segundos. Con un motor bóxer de 3,6 y 620 caballos de potencia, es el Porsche 911 más potente de la historia.

Los comentarios están cerrados.