Porsche 911 (964) [1988-1993]

El Porsche 911 964 nació en el año 1988, llegándose a convertir en uno de los modelos más cautivadores para cualquier seguidor de la marca.

Con un 85% de piezas nuevas, se puede afirmar que el 964 fue un modelo completamente nuevo respecto a la Serie G. Un motor bóxer de 3,6 litros refrigerado por aire y 250 caballos de potencia era lo que este modelo escondía bajo la carrocería, y por primera vez llegó la tracción integral con la versión Carrera 4.

Lo cierto es que la estética del modelo no significó un antes y un después en comparación con la Serie G, pero sí tuvo muchos detalles que marcaron la diferencia entre ambas generaciones. Uno de ellos fue el diseño y fabricación de los paragolpes, ahora mucho más estilizados y fabricados con poliuretano.

Con una forma mucho más moderna, con el 964 llegó uno de las principales señas de identidad del Porsche 911 que se conserva hasta la actualidad: el alerón trasero retráctil. Este nuevo adelanto de la ingeniería se ponía a trabajar al superar el vehículo cierta velocidad, pudiéndose desplegar también de manera manual gracias a un mando situado en el salpicadero. Esta incorporación al equipamiento del 911 la montan incluso las dos últimas generaciones de los Turbo. Cabe destacar también que los 964 comenzaron a montar un motor atmosférico de 3600 cc., alcanzando los 250 caballos de potencia.

Hablando de su interior, el objetivo de los diseñadores del 964 fue mejorar el confort. De hecho, es algo que los compradores tienen muy en cuenta a la hora de elegir entre un Serie G y el 964.

Con respecto a la parte técnica, el 964 incorporó el ABS, la caja de cambios Triptonic (opcional), la dirección asistida y airbags. Además, el chasis era totalmente nuevo en diseño, así como la incorporación de muelles helicoidales en sustitución de la suspensión rígida con barras de torsión.

Tanto éxito tuvo el 964 que Porsche decidió diversificar la gama, añadiendo al Carrera 4 las versiones Cabriolet, Targa y, en 1990, el 964 Turbo. Este último modelo montó inicialmente un motor bóxer de 3,3 litros. Sin embargo, un año más tarde se sustituyó por otro motor de 3,6 litros y 360 caballos. Más tarde también llegarían las versiones Turbo S, Speedster y Carrera RS.

Los comentarios están cerrados.